Especial: ¿Por qué Cerati?

Hoy, 11 de agosto, el genial y entrañable músico cumpliría 56 años. El recuerdo permanente de su obra.

Por Mariano Busilachi

Gustavo Adrián Cerati nació el 11 de agosto de 1959 en Capital Federal. Hoy, cumpliría 56 años. Nos dejó no hace mucho, víctima de un ACV injusto y maldito, que lo tuvo dormido por unos largos y angustiosos años.

Decir “cumpliría” nos obliga a admitir que Gustavo ya no está con nosotros. Sin entrar en las histórica dicotomía entre cuerpo y alma, creo que Cerati dejó algo que no todas las personas logran. O quizás sí, pero no con algo tan noble y puro como el arte. Claro, me estoy refiriendo lógicamente a que nos dejó su música; nos regaló su obra para siempre. ¡Y qué obra te mandaste!

El título de esta nota podría obedecer a un por qué de infinitas acepciones. Por qué fue tan grande, por qué llegó a ser el enorme artista que es, por qué no se cuidó un poco más, por qué se fue tan rápido, por qué resistió tanto tiempo con una dignidad increíble, por qué lo extrañamos tanto. Personalmente, también me preguntaría por qué tardé tanto en admirarlo. Por qué fui tan estúpido, de mas chico, de enlodarme en esa disputa pelotuda de “Soda o Los Redondos” (o la frase tan idiota “eso no es rock”), creyendo que Cerati era un careta y Soda Stereo no era rock. Caímos tantos en esa trampa de los mediocres de siempre.

Por lo menos a mi me pasa que escuchar a Cerati te lleva a todos los momentos que te puedas imaginar. Desde angustias profundas a esperanzadoras sonrisas. De la bohemia al disfrute. ¿Será por eso que es tan fuerte su legado? ¿Será por esa versatilidad de emociones que nos genera su música? Ni hablar de su técnica, de esa guitarra tan furiosa como certera, de sus letras o de sus experimentaciones sonoras.

Siento que la pregunta “por qué Cerati” puede responderse de todas las formas que uno quiera. Porque logró algo que pocos artistas logran. Trascender a todo tiempo y espacio. Crear música y “hacerla” como corresponde. Transmitiendo desde lo emotivo y desde el talento.

También es importante aclarar que no es una pregunta que busque respuesta. No hay una coma después del “qué”, ya que a Gustavo no hay nada que preguntarle ni recriminarle. Solo hay que dejarse llevar y disfrutar sus canciones. Así vive para siempre, con nosotros.

¿Por qué Cerati? Y…si me apurás, porque lo extrañamos.

cerati-en-la-playa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s