Viento a favor

el

Por Jon Sabbatini

La música también posee tendencias, no solo desde el punto de vista de quien la consume, sino también de quien la crea. Un viejo y altamente eficaz recurso se está abriendo camino a la hora de producir música: los vientos. Trompeta, Trombón y Saxo vuelven a ser grandes aliados de los músicos que quieren sonar a la moda.

vientoComo en el mundo fashionista, en la música se produce un efecto dominó a la hora de implantar nuevas tendencias. Por lo general son hechos inconscientes, que aparecen gracias a un destello de creatividad en la cabeza de un artista. En la moda, los grandes y prestigiosos diseñadores son los que “bajan línea” sobre las nuevas tendencias en colores y diseños. Pero en la industria musical existen dos grandes fuentes de tendencias. Por un lado, las discográficas y sus equipos de productores, quienes moldean a los nuevos artistas en base a estrategias de marketing. Y en contrapunto, los que podríamos llamar “líderes de opinión” o “lideres creativos”, aquellos artistas prestigiosos no solo por su masividad, sino por el respeto que supieron ganarse a lo largo de su carrera.

Un líder y pionero creativo, que tenemos la suerte de tener aun en actividad, es David Byrne. Ex líder y fundador de una de las bandas de culto más importante del siglo XX, Talking Heads. Tanto en su rol de escritor, diseñador, pintor o músico, Byrne es un artista en todo sentido de la palabra. En 2012, junto a la multifacética Annie Clark (St. Vincent), editaron un disco en formato de dúo. Con una particularidad que no paso desapercibida, toda la estructura musical de los tracks del disco se encuentra apoyada en los vientos. La puesta en escena del vivo fue incluso más sorprendente, poniendo en primer plano músicos que siempre estuvieron relegados en una esquina, detrás de la banda principal. La misma estaba formada por trombón, trompeta, saxo, oboe y flauta traversa, donde cada músico interpretando estos instrumentos se encontraba en primer plano frente al público. Incluso realizando coreografías con Byrne y Clark.

Este puntapié dado por Byrne no pasó desapercibido. Bandas pop, orientadas a un público más adolescente como “The 1975”, incluyeron vientos en sus discos. Por otro lado, “Bombay Bicycle Club”, una agrupación pop de las más progresivas de la actualidad, incluye vientos a la hora de producir sus canciones. Pero quien parece haber tomado la batuta en este aspecto sonoro, iniciado por Byrne, es Florence Welch (Florence and the Machine). La artista inglesa nos brindó una clase magistral de cómo utilizar estos brillantes instrumentos en un disco del siglo XXI. En su último y aclamadísimo álbum, “How big, How blue, How beautiful”, se pasea por diferentes historias, todas con un hilo conductor sonoro muy claro. Y en este caso, los vientos son pieza clave de esta homogeneidad de sonido.

Como hace unos años el auge de los sintetizadores revivió el sonido del Rock Progresivo de los 70’s y el pop de los 80’s, o las guitarras de las bandas de garaje revivieron sonidos de los 60’s, muchos artistas por estos tiempos están reviviendo el sonido tan armonizador, como el de el saxo, trombón y trompeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s