El Ciudadano del mundo siempre vuelve a su hogar

Por Euge Montero

Fotos: gentileza In The Flow Press

Jeites está en casa cada vez que toca en nuestra ciudad. Y es que además de tener entre sus integrantes a oriundos de “la feliz”, tienen un fiel público que los sigue desde sus comienzos en escenarios de bares que pronto les quedaron demasiado chicos. El sábado pasado confluyeron en Abbey Road para hacer honor al despliegue de canto y baile en un disfrute mutuo que se da en cada encuentro con la banda.

La presentación de “Ciudadano del mundo”, su último disco, fue el motivo de reunión y fiesta de esa noche. Este es la segunda parte de una trilogía que comenzó con Desde la tierra y que es deseo de Jeites, como dejó deslizar Joaquín Varela durante el recital, que finalice a fines de este año con el tercer y último disco, aplacando la ansiedad de los fanáticos que siguen sus pasos con fidelidad. El vocalista contó que el símbolo de “Ciudadano del mundo”, que es un corazón, se debe a aquel lugar desde donde surgen sus canciones; y los acompañó también en la escenografía durante todo el recital, como un amuleto recordatorio.

Joaquín Varela, Tomás Halbach, Francisco Halbach , Nicolás Varela y Juan Francisco De Paula sumaron a Josefina Halbach y a Victoria Varela en coros y en el escenario, con un despliegue de coreografías que acompañaron la energía de siempre de los integrantes masculinos. Así, la noche se inauguró con varios de los 17 temas que componen el último disco. El primero fue Los Guachos, y siguieron otros como Vamo’ los pibe y Llegar al sol. Como contó Joaquín a Suenan Olas en una entrevista antes del recital, esta trilogía está compuesta por una larga lista de canciones, “algunas más de la tierra, otras más urbanas, y otras más voladas”. Y particularmente en estos temas de “Ciudadano del mundo” se deja escuchar más aún el giro experimental, y con una impronta de rock, con el que está jugando la banda, y al cual el público recibió con la alegría y el cariño de siempre.

El viaje de la Isoca es una gran fuente de la que emanan nuevas canciones. Hace unos años, Jeites viajaba en este proyecto musical y artístico junto con las bandas Qki Dones y El Plan de la Mariposa. En su último recital en la ciudad, El Plan contó las experiencias de El viaje de la Isoca que se convirtieron en canciones: lo mismo sucedió para Jeites. Joaquín contó que mucho de “Ciudadano del mundo” tiene su semilla en esta experiencia compartida. Grito de Oberá nació en un pueblo homónimo de Misiones, mientras que Preludio surgió en Purmamarca, en una improvisación con El Plan. Mucho de la letra del tema es de Sebastián Andersen, voz de la banda amiga y compañera de travesías de Jeites, y que en el disco canta como invitado en este tema.

Aunque ahora estén buscando nuevas rutas y sonidos, Jeites deleitó a sus seguidores con los temas más representativos de sus trabajos anteriores. No podían faltar Una más, La Marcha (del poeta), Peiname, Voce, Karma, Vida breve (alto totó), Equilibrio, entre otros. Y viajando más atrás en el tiempo, interpretaron Hola hola y Lucecita mía. Pero despojándose de micrófonos y de la mayoría de los instrumentos, formando una ronda en el medio del público, demostrando su humildad y esa atracción siempre latente por las fogatas, las rondas de canciones, el baile y la comunión con los demás que tanto los caracteriza. Ya de nuevo detrás de sus micrófonos, agradecieron la energía que se compartió, aprovechando para destacar lo importante que es para ellos que cada uno de los presentes hubiera realizado el esfuerzo de pagar su entrada, ayudándolos a continuar haciendo lo que aman.

Pero la noche tenía que terminar con los temas más fuertes de la nueva trilogía. Necesito, primer corte de “Ciudadano del mundo”, habla de la insatisfacción que reside en quedarse quieto, del amor, los viajes, la distancia, la búsqueda interior. Y con Carnavalito del niño, de Desde la tierra, que habla sobre la necesidad de defender nuestra tierra y concientizarnos sobre la minería, Jeites cerró la noche, demostrando cómo cada disco posee una identidad propia y un mensaje, sin dejar de confluir y de alguna manera ser uno solo. Tendremos que esperar al tercer disco para saber cómo termina este viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s