23 años después: los Guns volvieron a detonar River

Por Leo Llona

Este fin de semana, Guns ‘n Roses se presentó en un estadio Monumental que rebalsó de todo: rock, baladas, solos de guitarra potentes, coros armónicos, fuegos artificiales, efectos de luces, pistolas y rosas. Los chicos malos de California no visitaban nuestro país desde la histórica gira de 1992 y 1993, en donde dejaron postales imborrables enmarcadas en River Plate y en miles de almas que, con camperas de jean, musculosas y pañuelos rojos, corearon “Knocking on heaven doors” mientras Axl bailaba con el pie del micrófono luciendo la camiseta de la selección.

En esta oportunidad, 23 años después, la formación contó con Frank Ferrer en batería, Dizzy Reed y Melissa Reese en teclados, Richard Fortus en guitarras, Duff McKagan en bajos y coros, Axl Rose en la voz y Slash -el guitar hero de la galera- en guitarras. Durante el concierto también hubo una sorpresa que le dio todavía más magia al asunto: Steven Adler, el batero original de la banda, apareció en el escenario con la misma sonrisa y melena rubia de siempre e interpretó “Out ta get me” (de Appetite for destruction) con sus viejos amigos. El “olé, olé, olé, Steven, Steven” del público argentino no se hizo esperar.

Hubo espacios para los temas más clásicos, el rock and roll simple pero efectivo de “I used to love her”, los covers, los guiños y las versiones instrumentales de himnos del rock. En todo momento demostraron con creces por qué son una leyenda viva de la música mundial y la movida rockera de las últimas décadas.

Hace años, cuando le preguntaron a Rose si volvería a juntarse con Slash para reunir a los muchachos, respondió con un rotundo “no en esta vida”. Ahora, con bastantes kilómetros de ruta en sus espaldas, la gira que embandera la reunión de la banda lleva ese nombre: “Not in this lifetime tour” (No en esta vida tour). Un guiño que no podían dejar pasar para el viaje de reencuentro.

Miles de voces corearon al unísono el nombre de un guitarrista y aplaudieron con entusiasmo cada solo y participación instrumental. Fue algo que no se veía desde hace años. La idolatría a un héroe de la guitarra parecía algo pasado de moda, pero lo que pasó este fin de semana en Buenos Aires fue un revés en la cara de quienes pensaban que el rock había muerto. La visita de Guns and Roses dejó en claro que las leyendas no mueren y que la música, con los años, se pone mejor.

“Appetite for destruction” estuvo a cargo de la apertura del show del viernes 4 de noviembre. A eso de las 21:45, y después de que sonara en los parlantes la intro de los Looney Tunes, los GNR Inauguraron el escenario de River con una versión potente de “It’s so easy”, seguido de “Mr. Brownstone”, dos temazos del álbum debut de la banda.

Lo que vino después de “Chinese democracy” -tercer tema de la lista- fue el grito de guerra que muchos estaban esperando. Axl, afilado como un bisturí, rompió el aire de Núñez: “You know where you are? You’re in the jungle, baby!”.  El riff furioso que da comienzo a “Welcome to the jungle” fue la primera patada en los dientes de la noche. En el campo se prendió el pogo y todo empezó a girar entre vértigo, gritos y distorsión.

“Live and let die” decoró el lugar como un árbol de navidad; las pantallas de los celulares filmando desde las plateas y algún que otro encendedor prendido en la nostalgia ochentosa brillaban en todo el Monumental y le daban un marco emotivo al asunto. Todo estaba en su lugar: los Guns estaban en River; Axl, Duff y Slash compartían escenario; y nosotros estábamos ahí, explotando de rock en la noche porteña.

Hubo dos canciones de Democracia china: “Better” y “Chinese democracy”. En los dos casos, Slash dejó en claro que puede ser igual de preciso y agresivo en melodías suyas como ajenas. Si algo le faltaba a la formación que grabó el último disco de la banda era la potencia del campeón de Ray-Bans, chupines, rulos y guitarra eléctrica.

Durante el show peló violas de todo tipo: hubo un desfile de Les Pauls de diferentes modelos, años y colores, usó la mítica Gibson EDS negra con la que supo interpretar “Knocking on heaven doors” en los noventas, otro violón de doble mástil con el que le dio base y solos a “Civil war”, y varias guitarras estilo B.C. Rich de colores con las que le aplicó golpes de karate incisivos en la nariz de muchas canciones.

Además de la clásica melodía de El Padrino que suelen meter antes de disparar con el riff de “Sweet child o mine”, hubo espacio también para que la banda jugara a hacer “Wish you were here” (de Floyd) es una versión instrumental que carecía de voces pero rebalsaba nitidez. Slash y Fortus se batieron a un duelo de punteos mientras Duff y compañía llevaban una base sólida y armónica. Fue hermoso.

También, hubo un mimo para los fanáticos más ortodoxos de la banda: la batería de Ferrer emuló el latido de un corazón y dio paso a “Coma”, una joya de casi 10 minutos que cierra el disco Use your illusion I. Rose puso a prueba su voz buscando tonos recónditos y una vez más salió victorioso. Slash, por su parte, se encargó de ponerle sustento y climas.

//platform.twitter.com/widgets.js

Las baladas de los Guns merecen un anexo o capítulo aparte. Tienen una fuerza que avanza pareja llevándose puesto todo lo que tiene enfrente; mezclando lo sutil y lo meloso con lo potente y lo más rockero. “Don’t cry” fue uno de los momentos más lindos de la noche, pero “November rain” -como siempre- se llevó la ovación de los presentes al ver a Axl tomar la posta del piano (un Yamaha de cola grande) para hacer lo suyo e introducir la canción.

Durante el solo de guitarra, en el que Slash gana el centro de la escena del mismo modo que lo hace en el videoclip tocando en la antesala de una iglesia de campo, el estadio entero coreó las notas siguiendo el pulso con puños en alto y gargantas rojas. Después vino el corte y las luces se apagaron. Silencio durante unos segundos. La parte B del tema apareció creciendo como quien toma carrera y se acerca al trote para pegarle fuerte a la pelota. Parecía un tren bomba que venía de lejos a explotar justo delante de nuestros ojos.

La noche cerró con “The Seeker” (de los Who) y “Paradise city”. Un show de fuegos artificiales y una lluvia de papeles celeste y blanco bañaron al campo indicando que el concierto llegaba al fin. Después la banda volvió al escenario para reunirse en el medio, abrazarse de cara al público y saludar juntos al estilo de la vieja escuela. Steven Adler apareció de nuevo y se unió al saludo.

Durante las más de dos horas que duró el recital, los tipos no pararon nunca. Axl ganaba ventaja en los momentos más instrumentales, pudiendo irse atrás del telón a tomar aire y cambiarse el sombrero o la campera; pero el resto de la banda mantuvo el paso firme de comienzo a fin. Caminaron por el escenario, bailaron, rockeron fuerte e interactuaron con el público. El reencuentro de los Guns con el Monumental fue de una trascendencia épica para muchos: quienes habían vivido su primera visita, volvieron por la revancha; quienes no tuvimos esa suerte, fuimos a ver si las historias eran verdaderas.

Axl tiene un registro vocal que voltea paredes, y lo maneja como si fuera una montaña rusa que sube y baja cuando él quiere. Se da los lujos de cantar en octavas desorbitantes y gritar como si no hubiese mañana, porque es Axl Rose y lo puede hacer. A veces, incluso, en frases difíciles de llegar y mantener, podía vérselo sonreír en los planos cortos del HD de las pantallas como diciendo: I’m back, bitch. Slash y McKagan son gladiadores que no erran ni flaquean nunca, saben que el rock es matar o morir y todavía no se sacaron las botas ni colgaron instrumentos.

La banda está afilada y sólida. Y funciona como si nunca se hubiese separado. Los GNR 2016 suenan fuerte, prolijos y parejos, cada uno sabe lo que tiene que hacer y lo cumple con creces teniendo su lugar y su momento en el escenario. El rock sigue vivo, gente. Todavía hay esperanzas.

guns

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s