Cobertura: Verano persa

Estás buscando un corazón que lata igual / Estás buscando, y oigo un ritmo similar”. Alrededor de 6 mil personas deliraron el pasado viernes en el Patinódromo municipal, con un nuevo e imponente show de Ciro y Los Persas en Mar del Plata.

Por Mariano Busilachi | @mbusilachi

Fotos: gentileza Ale Casamayou (oficial Ciro y Los Persas)

Sea el Polideportivo, sea Playa Mute o el Patinódromo, lugar emblemático que no albergaba un show desde hacía mucho tiempo. En fin, sea donde sea, ya es un clásico de los veranos que Ciro y Los Persas comience el año con un fiestón – de prácticamente tres horas – en Mar del Plata. Hay rock, por supuesto. Hay blues, innegable. Pero hay disfrute, sobre todo disfrute. Y una comunión de más de 20 años, con los piojosos de siempre y los persas de hoy.

Apenas pasadas las 22, las melodías se hicieron presentes, abriéndose inmediatamente la media naranja ubicada en la punta de la pasarela del escenario, mostrando a un Andrés Ciro Martínez cantar los primeros versos de “Similar”. Su estética era la del videoclip que ilustra el primer corte de difusión de su último disco, “Naranja Persa”. Pogo, canto y salto garantizado para todos los fanáticos que ya empezaban a subir la temperatura del estadio, en una noche templada que todavía permitía sentir un poco de aire; por cierto, difícil de mantener, ya que la intensidad fue in crescendo con el segundo tema de la lista, el rock furioso de “Banda de garage”.

Momento especial de la noche. Ciro tomó su guitarra y, antes de arrancar con la tercera canción, comentó que, a su hija, la actriz Katja Martínez, le había escrito Canción de Cuna, recordado tema de Los Piojos (del disco “Máquina de Sangre”, 2003), que sensibiliza a más de un padre. Pero hoy, ya años más tarde, le escribió una muy linda canción que está incluida en Naranja persa. Así fue que tocaron “Hoy te vas”, excelente vivencia para los padres que “sufren” la etapa del siempre difícil “síndrome del nido vacío”. El avispero persa se volvió a agitar de la mano de los temas “Barón Rojo” y el nuevo “Amor prohibido”.

Como buen frontman, Ciro le dio a elegir al público entre dos temazos de Los Piojos, con una muy divertida votación. Aunque quien les habla se quedó con las ganas de escuchar “Todo pasa”, la mayoría decidió que suene el himno “Tan Solo”. Y claro, el resto ya lo pueden imaginar: un coro interminable en el estribillo y los mejores recuerdos de los rituales. EL himno dio paso a más canciones de ya consolidada etapa solista de Ciro, con “Caminando” y el hermoso – y nuevo tema – “Luz”, segundo corte de difusión del reciente material discográfico.

La magia piojosa volvió al escenario con “Fantasma”, para dejarle lugar al primer gran hit de Ciro y Los Persas, muy festejado por el público, “Antes y después”. También sonó otra canción de “Naranja Persa”, la pegadiza “La Rosa”. Los piojosos volvieron a sumergirse en el recuerdo con “El Mendigo del Dock Sud” y el fantástico clásico “Genius”, para que se muevan todos los presentes. “Atún” y “Me gusta” cerraron la primera parte del show, que ya a esta altura, había valido la pena. Pero con Ciro y Los Persas, siempre hay más.

Sería injusto no mencionar a Los Persas. João Marcos Cezar “Brother” Bastos maneja su bajo con una sutileza admirable. NI hablar de Juan Manuel Ábalos (quien cumplió años el mismo viernes y tuvo su cántico) y Rodrigo Pérez, dos guitarristas que, si de virtuosismo hablamos, pueden dar cátedra. Julián Isod lleva el pulso de la batería como pocos y Nicolás Raffetta hace explotar los teclados. Ciro supo armar un gran dream team, que acompañan sólidamente a uno de los mejores frontman y letristas argentinos. También hubo tres grandes músicos que hicieron sonar los vientos, con mucho carisma. Ah, claro, cómo no destacar también a las tres coristas que deslumbraron.

El respiro se cortó en seco con el clásico “Ruleta”, que hizo enloquecer al público. Continuaron las canciones nuevas y más nuevas, como “Servidor”, “Mírenla” y “Juira!”, la cual Ciro anticipó que ya terminaron de grabar el videoclip. “Cuidado con el mono”, alertó Ciro, antes de arrancar con “Ciudad Animal”. Y, efectivamente, mientras sonaban las estrofas aparecieron a lo lejos la cabeza y los brazos de un gorila gigante (manejado por marionetas), que poco a poco con su baile se fue acercando al escenario, ante las cámaras y de todos los que se sorprendieron con la grata visita. Ya la fiesta era completa. No, mentira, Todavía faltaba más.

“Astros” hizo bailar a persas y piojosos, unidos nuevamente en una comunión explosiva. Y el carnaval se desató eufórico con “El farolito”, “El balneario de los doctores crotos” y “Muévelo”, con cotillón, bailarinas, solos instrumentales, colores y demás. El cierre, con el mono incluido y la clásica lectura de las banderas, fue con “Noche de hoy”. ¿Bonus track? Si, el himno nacional argentino en la inigualable harmónica de Andrés Ciro Martínez.

En cada show de Ciro y Los Persas siempre queda la misma sensación: te vas lleno y satisfecho. Tres horas con lo mejor de lo nuevo y lo viejo. Con momentos especiales, con sorpresas y con mucha alegría, debajo y arriba del escenario. Como diría el maestro, “que dure la noche, noche de hoy”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s